Thursday, January 12, 2006

NYC 2° Installment


MARTES

El martes en la mañana me fui al Intrepid Museum, quedaba al final en el lado oeste de la calle 44. Es un portaaviones de la segunda guerra mundial hecho museo. El día estaba increíble. No era de extrañarse que todos estos días anduviera con una sed increíble…jaja. Por otro lado, cuando no em interesaba escuchar el ruido de la ciudad, los únicos dos discos que se habían consolidado como mi soundtrack en NY y que rotaban constantemente en el IPOD eran el First Impressions on Earth de The Strokes y el Alligator de The Nacional (tengo que hacerle justicia a ese disco en mi blog…no lo inclui en mi lista de mejores del año). Bueno, volviendo al Intrepid, en resumen es un museo de guerra, donde muestran una gran variedad de aviones utilizados por los Estados Unidos en sus aventuras bélicas, además de aparatos utilizados por la NASA, incluyendo unos simuladores a los que te puedes subir. Puedes recorrer casi todos los recovecos del portaaviones, además de disfrutar de una espectacular vista de NY desde la plataforma del mismo. Nuevamente había bastante gente, y debo haber estado unas dos horas metido ahí. Lo que más me llamó la atención no fue el Intrepid, sino que el Concorde de la British Airways que también forma parte del museo. Siempre había querido ver uno, desde que recuerdo haber visto el último vuelo que hizo. Puedes entrar, observar la cabina, y revisar algunos datos como el hecho de que a este avionazo le tomaba sólo 3 hrs y 54 minutos viajar desde París a NY. Bueno la velocidad con que el precio del ticket subía era consecuente con la velocidad del recorrido. Almorcé en algun lugar y en la tarde me propuse ir a la ONU. Quedaba en el lado este de Manhattan casi a la misma altura que el Intrepid. No tenía intenciones de entrar, solo quería dar una vuelta por fuera. Para variar caminé, hasta que llegué a la plaza de la ONU, donde por supuesto flameaba la bandera de mi querido Chile. Eran tipo 4 de la tarde (oscurecía como a las 5 pm) y estaban retirando las banderas. Me puse en la cola para entrar, te revisan completo, me tuve que sacar hasta el cinturón, y observé una exhibición de arte que tenían en el lounge. Mi hambre por entrar al edificio se había acrecentado, pero como todo en esta vida…costaba dinero. Observé la lista de precios y había descuento para estudiantes (creo que a 15 dólares), como tenía mi carnet de la U, pagué tarifa rebajada y tomé el tour en inglés (hay tours en varios idiomas pero no son muy frecuentes). La guía era una petaca italiana muy simpática y ducha en el tema ONU. Mis compañeros de tour: una pareja de brasileños, un huevon joven y su abuelo de las cercanías de New York y 3 adultas jóvenes de New Mexico. Fuimos a la sala del consejo de seguridad, al salón general, al salón del consejo económico, revisamos la misión de la ONu en el mundo, como se formó, que países forman parte, los regalos de algunos países (China y su escultura en marfil, USA y el cuadro que representa la igualdad de oportunidades, el barco tailandés, etc) y un sinnúmero de tópicos que fueron la delicia de este narrador. Podíamos preguntar, pero para que entrar en discusiones como aquella sobre la existencia del Consejo de Seguridad, cuando USA en su decisión de invadir Iraq se lo pasó por el culo. No había para que ser cáustico y todo transcurrió normalmente y de una manera interesante. Definitivamente otro highlight del viaje y lo recomiendo. Al final sales a la plaza de la ONU y puedes ver Queens y un letrero luminoso que dice Pepsi Cola que me parece haber visto en más de alguna película. Después de eso, volvi a caminar y me meti a la NY Public Library. Nuevamente exhibiciones al por mayor, en esta ocasión lo más notable eran libros del siglo 10, 11, originales (versiones de la Biblia, del Corán y de varios otros textos). También tenían mapas del siglo 15, 16. Bombardeo cultural nuevamente, bastante bonito el edificio y nuevamente mucho que rescatar. El poeta gringo Walt Whitman se me quedó en la mente por alguna razón que no recuerdo…

Era mi quinto día en la ciudad y echaba de menos ver alguna cara conocida. En la tarde había llamado a Vanesa un amiga cubana que conocí en Tampa y que sabía que por esas fechas iba a andar pululando por New Jersey. La llamé y quedamos de juntarnos en el Rockafeller Center. Yo tenía que llenar tiempo y aprovechando un cupón de descuento que venía en el City Pass, me fui a Bloomingdales y me compré un par de sneakers Bill Sherman bastante notables. Vanesa andaba con su familia, estuvimos en el Rockafeller Center un buen rato, me compré un Pretzel callejero (abundan, pero no me pueden gustar) y después nos fuimos a un bar de por ahí cerca. La amiga de la familia se rajó con los copetes, nuevamente Martini Seco. Era un bar irlandés llamado Pigs & Whistles, tenían sus TV con football americano (sin volumen por suerte) y música bastante decente. La conversación estuvo entretenida, pero tipo 12 nos empezamos a funar. Yo había quedado prendido, pero bueno andaba en la onda de una noche por medio. Está me tocaba estar off. Asi fue no más. Aunque el García que tenía en la cabeza casi me convence de rajar a The Delanceys.

MIERCOLES

Me tocaba levantada temprano. Me debía cambiar del hostal a un hotel, ya que la hostal estaba llena. Gracias a la comodidad de Expedia.com ya había pagado por la habitación y solo debía hacer el check-in. Perdí gran parte de la mañana haciendo la maleta y caminando 10 cuadras hacia abajo, pero ahora cargado al East Side. Estaba peor ubicado que en el hostal, Times Square me quedaba algo más lejos. Pero para el concepto carrete estaba mejor ubicado porque las lineas del metro fiesteras me quedaban a una cuadra. Tipo 12 me desocupé. El hotel era mejor que el hostal, pero la pieza era un poco más chica (bueno para el tiempo que pasaba en la pieza…no me interesaba). Caminé con el objetivo de subir al Empire State Building. Llegué y el panorama era desalentador, una cola de mas de una cuadra, con 4 personas por lugar en la cola. A esas alturas había aprendido que el City Pass me podía salvar de semejante pérdida de tiempo, le pregunté a unos encargados y así fue no más, hice una cola mucho mas corta y a los 45 minutos ya estaba adentro. Pagúe un poco más y me subí al simulador que está en el segundo piso (Skyline creo que es el nombre) donde guiados por la molesta voz de Kevin Bacon nos dejábamos caer sobre cada mayor atracción de la ciudad. Es bastante entretenido y si estas perdido geográficamente el simulador te ayudara con todas las panorámicas que provee. Después de eso, otra fila más adentro del edificio para subir al piso…uhmm…ya ni me acuerdo, el cuento es que en menos de un minuto estás en la punta. Hacía un frío horrible, pero el día estaba despejado, básicamente observas una panóramica de la ciudad desde el edificio más grande de la misma (ya no están las Twin Towers). Es como mirar desde la ventana de un avión. La entretención es sólo OK y más es el hype que cualquier otra cosa. Arriba me hice amigo de una señora neoyorquina que me sirvió de guía y me ubicaba geográficamente (buena táctica para evadir las guías tipo control remoto que por supuesto son cobradas antes de subir a la punta). Compré unos pocos souvenirs, y bajé. Almorcé (como a las 4) un bagel relleno con salmón y cheese. Yummy yummy.

Quería ver Little Italy, el barrio Chino y el Soho, a otra hora del día (había ido en la mañana) por lo que me dirigí tipo 5 pm hacia allá, observe el atardecer, anduve vitrineando por Zara y Banana Republic (precios prohibitivos) y sólo pensaba en la noche en ir a The Delanceys a la famosa Death Disco. Death Disco es una fiesta creada en Londres (no podía ser de otra manera) donde tres o cuatro bandas del underground de la ciudad tocan en vivo y después la cosa pasa a fiesta, se comentaba que la Srta. Moss a veces se dejaba caer y no podía ser de otra manera ya que su peor es na’ Doherty menciona a la Death Disco en su notable Don’t Look Back Into The Sun.

Me cambié de ropa, línea 6 del metro. Encontré Delancey St. pero no podía encontrar The Delanceys el bar/club. Me tomó media hora o más en encontrarlo. Para más remate si le preguntas a alguien nade sabe nada (con excepción del segmento masculino asiático de entre 20 o 30 años que sin lugar a dudas son la fuente más acertada de direcciones y ubicaciones de lugares en la ciudad). A todo esto también ayuda bastante el número de teléfono gratuito que hay, donde puedes preguntar la ubicación de cualquier negocio en la ciudad. No había mucha gente en The Delanceys, sin embargo conocí al primer chileno en mi estadía acá en USA. Era idéntico a Pablo Carter (IDENTICO) y el me escuchó mencionar la palabra Chile en mi diálogo con la barwoman y me habló. Tenía 24 años y había llegado el 88 a NY procedente de Valpo, después de eso no había vuelto a Chile. Le pregunté el apellido (pensando que podía ser Carter) pero no era, Amunátegui o algo así, no recuerdo bien. Volviendo a Death Disco, los grupos que tocaron iban desde el electroclash hasta el post punk, a la The Strokes. Bien, pero no espectacular. Después el DJ (un negro bastante conocedor de grupos) puso unos LCD Soundsystem y Audiobullys y yo que iba desde el lounge a la azotea, a la pista en el primer piso, a la otra pista en el subterráneo. Notable cuando pincharon Hounds Of Love de The Futureheads (canción que reconozco volvió a mi playlist desde que mi amigo Drew en Tampa me dijo que era su track favorito del año, bueno también fue de la NME). Salí con cámara esa noche, me fui temprano, tipo 2 y de ahí me pase a la magnífica Ludlow street, donde estuve un rato en el Piano’s, en The Dark Room y en otro local más, para terminar comiéndome nuevamente un crêpe en la creperie, esta vez de plátano strawberry. Aproveché de recolectar panfletos para los eventos que se venían el jueves y el viernes.

JUEVES

El jueves probablemente rankea como el top 1 de mis días en NYC, en general tuvo de todo y bueno. Hie un esfuerzo y me levanté a las 9, estaba lloviendo en la mañana, me compre un paraguas y rajé hacia el MOMA (Museum of Modern Art). Todos los museos eran la cagada y podías pasarte horas metido en las exhibiciones, pero el MOMA la cagó. Empezamos por la sección de Pixar donde te mostraban los primeros pasos sobre como se inician las animaciones. Luego una exposición de 4 fotógrafos que sencillamente me dejo sin palabras en algunas ocasiones y en otras definitivamente me agarraba la guata de la risa por la originalidad. Después tenemos todas esas “locuras” que realmente son dignas de considerarse arte, como un cuarto oscuro donde había que entrar, girar sin ver nada y observar una imagen que te dejaba marcando ocupado sobre si había otro mundo pasada la pared, por otro lado tenemos el ruso que agarro como 160 teles con grabaciones de instantes de su vida y las puso todas juntas…es realmente imposible concentrarse en una sola y es sorprendente como a los pocos segundos te cambias de imagen. Luego empezaron a aparecer los originales de Andy Warhol y Elizabeth Murray además de otros artistas Pop Art. Después venía el piso que mostraba la evolución de distintos artefactos del hogar, con sus inventores y la fecha en que fueron creados, además de furniture que realmente me gustaría tener en mi futuro departamento, todo metal, todo gélido, geométrico, sencillamente notable. En el mismo piso un par de autos y motocicletas que aun no salen al mercado. En el siguiente piso, empezó el bombardeo cultural y de la mejor manera con un original de Roberto Matta, y seguimos con las locuras de Pollock, las locuras con un poco mas de sentido de De Koonig, las formas cúbicas y distorsionadas de Picasso y Miro. A estas alturas ya se me confunden los salones y los pisos, pero vi obras de Dalí (los famosos relojes), de Warhol (la Marilyn Monroe, las sopas Campbell), otros de Matisse, Chagall, Cezanne, madre santa entre que leía y escuchaba los comentarios me empecé a volver loco. En resumen estuve 5 horas metido ahí dentro y pudieron ser 6, solo que en el último piso (que estaba dedicado exclusivamente a Elizabeth Murray) me di una vuelta corta, porque ya no aguantaba una palabra más relacionada con pintura, escultura y demases. Sin embargo, me sentía demasiado satisfecho. El MOMA definitivamente es imperdible y creo que hay otro en Brooklyn. Después de eso me fui a comer, creo que Bagels de nuevo, una vuelta por la pieza, caminatas céntricas…a todo esto don dinero me estaba empezando a llamar la atención con respecto al cuidado que debía tener en los futuros gastos. A las 7 de la tarde, me fui a ver Rent (www.siteforrent.com), (si vas a NY debes ir a un show de Broadway) yo compré mi entrada con anticipación por Ticketmaster (las colas son horribles en Times Square). No puedes tomar fotos, pero yo saqué una antes de empezar. Es sencillamente notable, emocionante, tiene un soundtrack magnífico, que te pone los pelos de punta. Trata de la vida de unos cuantos jóvenes artistas y desempleados que viven en un loft en el Lower East Side (si por ahí donde esta The Delanceys y Ludlow St) en la víspera de Navidad, cuando tratan de ser sacados del lugar que arriendan (no pagan hace rato) que es propiedad de uno de sus ex – amigos. Dura alrededor de 1 hora y media, tiene dos actos y no pude evitar el ponerme de pie cuando la obra terminó. Sencillamente magnífica, no he leído muy buenos comentarios de la película no obstante. Termina con esa frase que te deja grogui, es cliché, pero bueno no muchos nos encargamos de vivir de acuerdo a ella: "There is only us... There is only this... forget regret or life is your's to miss. No other road... no day but TODAY."

Salí del teatro en Broadway y rajé nuevamente a The Delanceys, estaba mucho más movido, ya que era la fiesta Soulpusher, buena música, me agarró en mala la canción de Cut Copy “Going Nowhere” (una mezcla de Air con LcD Soundsystem) y me pegué mis buenos dancings. Conversé con alguna gente, la verdad fue media fuerte la noche, rompí eso del día por medio. La huevada mas cómica es que a la mañana siguiente aparecía cargado de afiches, panfletos de las fiestas que se venían, no recuerdo haberlas pedido…No fui a la creperie esa noche. Derecho para el hotel no más. Se nos venía el 30, el penúltimo día del año.

2 comments:

Yo... golondrina... said...

Sobre la visita al edificio de la ONU: "Podíamos preguntar, pero para que entrar en discusiones"--> eso habría sido súper interesante en todo caso; sobre todo consiedrando que los del tour eran 6 latinoamericanos, dos de los cuales ¿eran residentes en USA?

Sobre la visita a la biblioteca publica de NY: "El poeta gringo Walt Whitman se me quedó en la mente por alguna razón que no recuerdo…"--> trata de acordarte rocha!!... ¿te contaron algo? ¿te leyeron algo? ¿viste algo particular de Whitman... un libro, algun escrito?... REMEMBER!!!

Con respecto al martes en la tarde: "me fui a Bloomingdales"--> puede parecer ultra perno mi comentario, pero siempre me acuerdo de la escena de "you`ve got mail", cuando el personaje de la meg ryan le cuenta al de tom hanks que vio una mariposa en el metro y se bajó en la estción no se cuentito, seguro que iba a bloomingdales a comprarse un sombrero... ains ^^

"Está me tocaba estar off. Asi fue no más. Aunque el García que tenía en la cabeza casi me convence de rajar a The Delanceys"--> JUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUA
JUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUA
... y estaba vestido de diablo y con un tridente??... me imagino a cristian apareciendose tipo olograma al lado tuyo...

"Caminé con el objetivo de subir al Empire State Building"--> otro comentario perno: me acuerdo de Sleeping in Seattle... xD

"bagel relleno con salmón y cheese"--> qué gran clásico. Provar bagel con queso y salmón en usa deberia ser obligación, igual que un cheese cake, los pretzelz, los nachos and cheese, un hot dog callejero en NYC...

Con respecto a la visita del MOMA: "con un original de Roberto Matta, y seguimos con las locuras de Pollock"--> increíble... me imaginé cada uno de ls rincones y cuadros que mencionaste... y debo decir que en cuanto comencé a leer el párrafo esperaba impaciente que nombraras a Pollock, ese tipo es un maestro.
Debo decir que dejar a Matta y Pollock junos me parece el gesto técnico más notable del mundo.

"(si vas a NY debes ir a un show de Broadway)"--> aunque jamás en mi puta vida he estado en NYC (aunque ahora sí, a través de estos relatos xD), no puedo estar más de acuerdo contigo.

Para finalizar: "There is only us... There is only this... forget regret or life is your's to miss. No other road... no day but TODAY."
... maravilloso... por cliché que pueda paracer...
Una cosa que tienen los clichés es que todos debemos plantearnos que: por algo lo son... y con eso, basta y sobra.

Un abrazo Pato Rocha!!

Yo... golondrina... said...

Y el NYC 3º?? pa cuando lo tiene listo mister??

:D