Sunday, February 05, 2006

NYC 3° Installment


Bueno costo que saliera la última parte, pero aquí está. La U y otras cosas que no vienen al caso me tienen con la mente en otro lado. A todo esto me motive a escribir porque acabo de poner la BBC y esta In This Home On Ice de Clap Your Hands Say Yeah! (y ellos son parte importante de esta última entrega). Es sábado, casi las dos de la mañana y tengo que estudiar temprano. Bueno aquí nos vamos…

Era el penúltimo día del año y todo había estado espectacular a lo largo de la semana, sin embargo el bolsillo estaba empezando a sufrir. De las atracciones del City Pass, me quedaba por visitar solo una, el crucero que incluía una pasada por fuera de la estatua de la libertad. Me levante relativamente temprano y acañado, sin hambre porque había agarrado la costumbre de comprarme muffins y donuts de vuelta del carrete en los carritos que abundan en las calles (definitivamente son la mejor opción, todo bastante bueno y barato). La salida del crucero era bastante cerca de donde quedaba el Museo Intrepid, en el lado oeste. El día estaba gélido y la cola para el crucero era gigante, yo no me sentía muy bien y preferí volver más tarde. Me debatí entre ir al cine nuevamente, o pasear por las calles (ya estaba cansado de tanto caminar) o chatear. Me había conectado a Internet el resto de los días, pero solo por algunos minutos, me sentía bastante desconectado y opté por esta última opción. (También signo de que ya el cuerpo me estaba pasando la cuenta y más importante aún, el bolsillo también me la estaba pasando). A las 2 habré vuelto al hotel, antes pasé a un excelente local de bagels, donde me comí uno de cheese y salmon delicioso. El crucero salía a las 4, sabía que hacía frío, pero las precauciones que tome realmente no fueron las adecuadas. Me senté en la parte descubierta al lado de dos parejas de italianos (que no cachaban una de inglés y que tenían todo, planos, folletos, en italiano). A los pocos minutos de la partida, el frío me tenía enfermo, me puse el gorro del hoodie que me compré acá, me abroché los botones de la chaqueta hasta arriba, pero no era suficiente. Tuve que bajar a comprarme un café y algo para comer a la parte baja del barco, porque no aguantaba más. (Realmente el frío que sentí es solo comparable al de una borrachera un día de invierno en Temuco en polera afuera del Kamikaze, incluso peor diría yo). El viaje dura más de dos horas y es notable, son innumerables las oportunidades para tomar fotos, a los puentes, los edificios, la estatua, y un montón de otras panorámicas increíbles. A pesar del frío me sentía contento de haber tomado el crucero a esta hora, ya que me toco ver el anochecer (tipo 5 - 5:30) y ver todos los edificios con todas sus luces encendidas fue realmente algo notable y otro recuerdo imborrable. Es difícil de describir la sensación, creo tiene que ver con sentir que tienes tantas oportunidades al alcance de la mano, es como si NY te dijera acá me tienes, tómame y haz lo que quieras conmigo. Una propuesta más que digna de considerar by the way.

Salí del crucero, recuerdo perfectamente que pasé a un Subway y me compre mi típico Cheese & Steak y me fui de vuelta al hotel. A la noche se nos venía la fiesta de lanzamiento del First Impressions of Earth de The Strokes, además de la presentación en vivo de The Juan MacLean, todo esto en un lugar llamado Avalon. Yo había visto el flyer antes del viaje e incluso quise comprar el ticket online pero la mierda de tarjeta me falló (algo pasó, el cuento es que no pude). Me asustaba un poco el asunto de Avalon. En primer lugar tenía dress-code (tipo de vestimenta, para los mas lentos) y era nada más y nada menos que ULTRA CHIC, además como era el día 30, la promocionaban como solo PARA PROFESIONALES (yo hace rato que no me sentía un “profesional” pero decidí tomar el challenge). Me puse las mejoras pilchas que encontré, agarré el flyer que me permitía pagar US$ 15 y me decidí a ir en la más piola, el día siguiente iba a ser el rudo.

No sabía con lo que me iba a encontrar….

Geográficamente, Avalon quedaba más tirado para el lado de Chelsea, onda al otro lado de donde había estado carreteando normalmente. Me bajé del metro en la 6th avenida y caminé en dirección sur una cuadra. A lo lejos en una esquina, ví una fila de gente, miré la hora (eran cerca de las 9:20) y me dije a mi mismo. Que onda? Como tanto turista a esta hora afuera de lo que parecía ser una iglesia. Reconozco que pequé de estúpido, me acerqué un poco más y era Avalon. Ya había una cola gigante para entrar, aceleré el paso y me instalé también. Las pintas eran realmente producidas (80% de la gente maoma) el resto normal y algunos dando jugo. La espera duró unos 40 minutos y a las 10 ya estaba adentro. Grande fue mi sorpresa cuando después de pagar me enteré que era bar abierto de Vodka y Red Bull. Cuento corto, andaba con 20 dólares en el bolsillo (los tragos normalmente cuestan 8 o 9), di propina de 2 dólares (los matemáticos saquen sus cuentas) y me vine sin ninguno de vuelta.

Avalon era un escándalo, digno del más wild de los wild-on. Había de todo y para todos los gustos, personajes de los más diversos ambientes y varios incatalogables también.

Fue una noche que rankea dentro de lo más notable (hay algo que no haya sido notable?) . Iba en el tercer vodka red-bull, al ritmo de Destroy Everything you Touch de Ladytron y empieza a sonar el MAMALUCO CUCURRUCHO CHICO GÜERRO. Me pegué un salto de la barra, era Pánico señores, si Panico, el grupo chileno radicado en Francia con su último single Transpiralo, casi lloré. Sensacional. (A todo esto el bar abierto era de solo una hora, sigan sacando cuentas…) Seguimos con los highlights, Mr Garciá estaba celebrando su cumpleaños en Temuco y me llamo por telefono tipo 12 en NY (2 AM en Chile), hablé con Piti, el Edy, Pelao, Humberto, sorry…no se si con alguien más. Avalon al parecer era una iglesia, puedes subir a los pisos superiores en escaleras en forma de caracol. La noche voló…Debe haber sido las 2 o algo así cuando me puse a conversar con un huevon que estaba en el stand de The Strokes promocionando el album. Le conté que ya había escuchado algunas canciones, que era chileno y que habían ido a tocar hace poco allá. Al parecer le caí bien, me regaló el CD, dos singles y un vinilo, y cuando le dije que no tenía un bolso donde poner todo, me regalo el bolso de ROCK Corps que andaba trayendo. GENIAL otra vez. Quedaba noche aún y para que el bolso no me molestara me lo colgue del cinturón y seguí deambulando entre la barra y la dancefloor. Dentro de los hits que recuerdo, Pulp, Blur, LCD Soundsystem, Strokes, ufff un sueño….el paraíso. A las 4 me bajo la sobriedad, el cansancio y todo…además ya todo estaba terminando. Me pasé a un sucucho a comer. Comí mucho, no se que, me agarré el subway y me fui de vuelta al hotel con una sonrisa celebrando lo que había sido una noche memorable.

El sábado no existí. La mañana olvidémosla. Lo único destacable es que intenté llamar a mi familia pero no pude. Sabía que estaban en Pucón, pero ni el cel de mi padre ni el de mi hermano funcionó. Terminé llamando a una tía y a los pocos minutos me llamaron mis viejos, fue algo emocionante y lloriquié…que más quieren, era el último día del 2005. En la tarde nevó. Me compré un paraguas y salí a purificarme, caminé, caminé y caminé bajo la nieve. Cuando me cansé, me metí a un Starbucks, me senté en la barra que mira hacia la calle, agarré el NY Times y habré estado disfrutando una hora, mi café y el diario. De vuelta en el hotel, era el 31 a la noche, llamé a Chris, un conocido de Tampa, que iba a estar en NY para año nuevo, le pregunté que pretendía hacer, me dijo que iba a estar con dos amigos más, y que de seguro se iban de fiesta y alcohol por supuesto. Yo tenía mi panorama medio listo, tenía mi ticket para The Nacional con Clap Your Hands Say Yeah (también tocaba Dr Dog), sin embargo no sabía que iba a hacer después (asumía que el concierto iba a terminar cerca de las 12). Me costó encontrar Irving Plaza, el venue donde iban a tocar. Me pusé en la fila, me hice amigo de dos minas de Tennessee, entramos, el Dj estaba pinchando el The Bends de Radiohead y después cerró con Stephanie Says de la Velvet Underground. Te podías sacar polaroids y te la regalaban en una especie de tarjeta con una dedicatoria de la banda. Yo me metí a la cámara con las dos gringas, así que también me quede con mi recuerdo. Te pintaban la cara también, pero no me presté para eso. Agarramos buena posición, me tome piolita unas chelas y partimos con Dr Dog. No los conocía, sonaban bien pero no tenían definido su estilo y se paseaban incoherentemente de melodía en melodía. La verdad yo estaba esperando a The National y a CYHSY. Salío The National, tocaron casi todo el Alligator. Imperdibles: Secret Meeting, Lit Up, Abel, Mr November. (No voy a hacer un review del concierto porque ese no es el propósito de este post). Después salio CYHSY, estuvieron fantásticos, salté como enfermo, y nos dieron las 12 con ellos, los zanquistas que aparecieron, el cotillón que cayó, la energía que se sentía. De CYHSY realmente destaco: In This Home On Ice, Let The Cool Goddess Rust Away, Heavy Metal, Is This Love. El concierto terminó cerca de la 1.30 AM, me despedí de mis amigas (que eran medias pothead al parecer, había evidencia). Qué iba a hacer? Tomé el subway y me fui a Times Square. La gente se estaba yendo, estaba todo lleno de papeles por todos lados, la gente aun disfrazada deambulada por las calles. A mi ya todo me parecía como un sueño, siempre había querido estar en NYC y a esa altura sentía que lo había aprovechado al máximo. Era año nuevo, pero que tanto, las noches anteriores habían estado geniales y era difícil que esta estuviera a ese mismo nivel. Opté por comer algo y al hotel.

Esa noche en el hotel, estuvo bulliciosa a más no poder, desperté varias veces con ruidos de todo tipo. La mañana siguiente, debía volver al hostal, por una noche. Fue una tontera, no hubo nada que rescatar del 32 of December (así lo bautizó Pete Doherty al 1 de Enero). Estuve en el computador gran parte del día. No tenía ganas de ir a ningún lado, ni al Bronx, ni a Brooklyn, ni a Jersey, ni al estadio de los Yankees, ni a Coney Island, ni a cualquiera de las otras cosas que me falto por conocer. Había empezado a echar de menos, incluso echaba de menos mi dorm y mis amigos en Tampa. Para fortuna mía, a uno de los computadores en el hostal le falló el sistema de cobranza, por lo que chatié gratis gran parte del día. Lo único que hice fue estudiar una forma barata de llegar a La Guardia (el aeropuerto). La ensayé. Me agarré el subway y me bajé muy cerca de Columbia University. Di un paseo ahí. Y me volví al hostal. Compré sushi y un reuben sandwich en el Mall de Columbus Circle y me fui a la cama, viendo CNN. Al día siguiente me fui al aeropuerto temprano, usando la combinación subway bus, me gasté solo 3 dólares. Me comí un desayuno americano cerdo, con tocino, huevos, papas fritas en La Guardia, me busqué una esquina para tirarme y esperar la hora del vuelo. (salía a las 12:30 y yo llegué a las 9:30). Por problemas que nunca entendí, el vuelo salió 1 hora tarde, pero todo salió bien. Tipo 4 estaba afuera del aeropuerto de Tampa, esperando una van que me cobró 25 dólares por traerme a mi edificio, después de 1 hora y media. Terrible.

En fin, que viaje más notable, en especial un mes después lo recuerdo y me parece mágico, ver empezar Saturday Night Live con todas esas imágenes de lugares en los que tú estuviste. Impagable. Ni toda la plata que me gasté en el viaje lo podría pagar.


PD: Si está escrito --> sucedió. La relación opuesta (<---) no es cierta.

1 comment:

Yo... golondrina... said...

Esta tercera entrega es un grandioso final y a la vez una gran síntesis de tantas imágenes y sensaciones... "pura vida" (así me dice una amiga que está de vacaciones en costa rica).
Nada mejor para realmente decir "it`s a wrap" que un tercer y ultimo capítulo (... sí, hay algo con las trilogías, el número tres y los tríos)...
... estar en un concierto de los Strokes en New York City es algo casi místico creo yo (... y vuelvo a la locura de las terceras partes y los finales perfectos -o imperfectos- para ciertas historias).

Se agradece compartir tantos lugares que de momento parecen un sueño...
... abrazos mister Rocha.

PD: qué carajo es ese humo blanco que sale de las esquinas de NYC????